Presiona ESC para cerrar

Fantasías eróticas

Las fantasías eróticas o sexuales se han considerado durante mucho tiempo un tabú. Hoy en día los amantes liberados, dan rienda suelta a sus deseos más excitantes y aquí te damos unos cuantos ejemplos.

Fantasía de acostarse con una chica de clase alta

El Pijoaparte, personaje inmortal de la novela «Últimas tardes con Teresa», una de las más famosas del escritor barcelonés uan Marsé, pudo, en cierto modo, convertir en realidad la que sin duda ha sido la fantasía de muchos hombres: la de tener relaciones con una chica de clase alta. O, lo que viene a ser lo mismo: la de llevarse a la cama a una chica de la alta sociedad. En este artículo hablamos de esta fantasía erótica y proponemos un modo de hacer de ella un juego de rol.

Tres libros sobre fantasías eróticas

En este artículo hemos recogido una serie de títulos de libros sobre fantasías eróticas que, creemos, pueden servir para que los no conversos a la aceptación de la existencia de las fantasías eróticas como algo natural acaben de convencerse de que eso que se agita dentro de su imaginación no tiene por qué ser precisamente vergonzante, sino un instrumento más, una especie de juguete erótico inmaterial que puede servirle para vivir una vida sexual más rica.

Fantasías con la expareja

Pasar pasa. Y más a menudo de lo que crees. Se tienen fantasías con el o la ex. Fantasías eróticas. Y eso ni es una anormalidad ni tiene porqué querer decir que añoras a esa persona y deseas volver con ella. Al igual que otras fantasías eróticas, la fantasía con la expareja cumple también una función. En este artículo analizamos esta fantasía erótica e intentamos adentrarnos en su porqué para restarle importancia. Y es que, sí… fantasear con la expareja es normal.

El significado de los sueños eróticos

Ya hemos asumido que tener fantasías eróticas es normal. Que no hay nada de qué avergonzarnos. Que no hay nada malo en imaginar escenarios y escenas que no tienen nada que ver con nuestro día a día sexual. En el baúl de los sueños eróticos caben muchos tipos de sueños. A todos esos tipos de sueños eróticos, sin embargo, les une un elemento común: todos ellos tienen un significado. En este artículo tratamos sobre el significado de algunos de los sueños eróticos más comunes.

La fantasía de hacérselo con un superior

Quien inventó la expresión “la erótica del poder” sabía de lo que hablaba. En muchas ocasiones quien se encuentra en los escalones más altos de una organización jerárquica goza, gracias a ello, de un sex appeal especial. De hecho, raras son las personas que, en algún momento de su vida, no han tenido fantasías sexuales con su superior. Por eso es una de las fantasías eróticas más comunes. En este artículo te hablamos de ella.

La fantasía de la porno-chacha

Quizás no haya fantasía sexual más manida y tradicional que la del señor que se lo hace con la chacha. Por eso son tantos los disfraces de sirvienta erótica que pueden encontrarse en el mercado. Por eso son tantos los vídeos de porno-chachas que pueden encontrarse en las plataformas de internet de porno en streaming. En este artículo de EroticaFactory te damos una serie de consejos para que puedas escenificar la fantasía erótica de la porno-chacha.

El kabe-don y la fantasía de ser acosada

No hace demasiado que hablábamos aquí del rape play y de la fantasía de la violación. En aquella ocasión prestábamos atención a una fantasía erótica que está presente en muchas mujeres: la de ser violadas, y hablábamos de cómo los amantes del BDSM podían introducir entre sus prácticas el llamado rape play o juego de rol en el que se simula una violación. En esta ocasión vamos a centrar nuestra mirada en una fantasía que guarda una cierta relación con la fantasía de la violación: la fantasía del kabe-don.

El Rape Play y la fantasía de la violación

En tiempos en los que, por fortuna, cada vez se presta mayor atención a todo lo que pueda estar relacionado con los abusos sexuales y con la falta de consentimiento explícito en el mantenimiento de relaciones sexuales, hablar de la fantasía de la violación o rape play por parte de la mujer puede resultar chocante. Pero las estadísticas y los estudios están ahí y son claros al respecto: según un estudio realizado por la Universidad de Texas, entre el 31 y el 62% de las mujeres ha fantaseado alguna vez con ser violadas.

Fantasías eróticas extramatrimoniales

Todo el que lo ha vivido lo sabe. El “estar” o compartir la vida con una persona no alza delante de nosotros un muro que impida la llegada de estímulos sexuales que provengan de personas que no son aquélla con la que compartimos nuestra vida. Como suele decirse, “no somos ciegos”, y el juramento o la promesa de fidelidad a nuestra pareja no impide que podamos sentirnos estimulados eróticamente por otras personas o que, en nuestro fuero interno y de una manera más o menos consciente, no fantaseemos eróticamente con otras personas.

Cómo comunicar a nuestra pareja nuestras fantasías sexuales

Ya sabemos que todos tenemos fantasías sexuales y que no todas las fantasías sexuales buscan ser cumplidas y que no existen con ese fin. Pero… ¿y si deseamos que una determinada fantasía se haga realidad? ¿Y si esa fantasía exige dejar de serlo para convertirse en una rutina más dentro de la vida sexual de la pareja? Si se llega a esta segunda opción, se impone una obligación: la de comunicar a la pareja el deseo de llevar a la práctica la fantasía en cuestión. ¿Cómo hacerlo?