Sexhop Online

Tamaños del pene y posturas eróticas

Cuando se habla del sexo, se dice que el tamaño no importa, que lo importante es saber usarlo. Eso es cierto, pero sólo en parte. El tamaño importa. De hecho, de él dependerá que disfrutemos en mayor o menor medida de una determinada postura erótica. Y es que hay una postura erótica idónea para cada tipo de pene. Escogiendo la postura adecuada al practicar la penetración, un micropene puede llegar a producir placer y un macropene de ésos que dan miedo pueden dejar de provocar ese dolor o, cuanto menos, esa molestia, que imposibilita el placer durante el acto sexual.

En este artículo vamos a hacer un repaso de cuáles son las posturas idóneas para disfrutar del sexo dependiendo del tamaño del pene teniendo en cuenta que entendemos por pene pequeño aquél que mide menos de 13 centímetros en erección, pene mediano aquél que mide entre los 13 y los 16 cm y pene grande aquél que mide más de 16 centímetros.

Para medir el pene correctamente hay que esperar a estar completamente excitado. Cuando el pene adquiere su máxima erección, colocaremos una regla, sin ejercer presión, al lado del cuerpo del pene apoyándola en el vientre. Una vez colocada así, comprobaremos la distancia existente hasta la punta del glande. A la medida obtenida le sumaremos entre 3 o 5 mm (ésa es la distancia que suele existir entre el extremo de la regla y el punto que señala el milímetro 0). El resultado de esa suma será el tamaño de nuestro pene.

¿Ya has realizado la medición? Pues bien: ahora es hora de saber cuál es la mejor postura para cada tamaño de pene.

Postura eróticas para pene pequeños

Si el hombre tiene el pene pequeño (es decir: si éste mide en estado de erección menos de 13 cm) la mejor postura para practicar la penetración es la postura que recibe el nombre de “el gancho” o “la profunda”. Para realizar esta postura erótica para pene pequeño, la mujer se tumbará sobre su espalda y, una vez el hombre se haya colocado sobre ella, ella levantará las piernas y las colocará sobre sus hombros.

Esta postura erótica para penes pequeños recibe el nombre de “la profunda” porque permite una penetración especialmente profunda y muy placentera tanto para la mujer como para el hombre. El ángulo de penetración que permite esta postura erótica facilita la estimulación del clítoris y, también, dependiendo de su ejecución, del punto G. La estimulación de éste será más intensa y efectiva si el chico tiene el pene con forma curva.

Postura erótica para pene mediano

La mejor postura erótica para penes medianos es la postura del perrito. Esta postura, al igual que la anteriormente indicada para penes pequeños, es una postura en la que el hombre lleva el control de la penetración, aunque en este caso la mujer tiene mayor libertad de movimiento que en la anterior y, por tanto, puede tener algo más que decir. Esta postura, además, es una postura cargada de morbo. El hecho que el ano se encuentre tan cerca hace que aquél se incremente de manera significativa. Al igual que sucede con “el gancho”, la postura del perrito permite una penetración profunda, por lo que también podría ser una postura idónea para penes pequeños.

Una de las principales ventajas de esta postura erótica para penes medianos es que permite la estimulación de los senos durante la penetración. El hecho que las manos del hombre estén libres permite, también, que éstas puedan pasearse por el cuerpo de la mujer. Una de las zonas por las que las manos del hombre pueden pasearse durante la penetración son las nalgas. Hay mujeres que se sienten especialmente excitadas al sentir algún que otro cachete en sus nalgas mientras son penetradas. La postura del perrito, además, permite la estimulación anal mediante el tacto o el uso de algún tipo de plug mientras se practica la penetración vaginal.

Posturas eróticas para penes grandes

Seguramente todo hombre ha soñado alguna vez con poseer un pene de esta categoría, pero tener un pene grande no siempre es sinónimo de gozar de una mejor vida sexual. Si no se escoge una postura adecuada para practicar la penetración es probable que un pene de este tamaño cause molestia o dolor a la mujer y que ésta, temerosa de sufrir esas molestias, eluda la práctica sexual. Practicar la penetración, por ejemplo, utilizando las dos posturas indicadas anteriormente cuando se tiene el pene grande resultaría seguramente doloroso para la mayor parte de las mujeres. ¿Qué postura, pues, es la más indicada para practicar la penetración cuando se tiene el pene grande? De entre las diferentes posturas eróticas que suelen recomendarse cuando el hombre tiene un pene de más de 16 cm en estado de erección, quizás la más sencilla de practicar (y una de las más placenteras) sea la postura de la amazona al revés.

Para realizar la postura de la amazona al revés, el hombre debe tumbarse boca arriba, pero sin apoyar del todo la espalda en el suelo. Una vez colocada así, la mujer se coloca sobre el hombre, dándole la espalda a éste, de rodillas y con los muslos apoyados sobre él. Esta postura, que no permite que hombre y mujer se vean el rostro, puede resultar bastante excitante. No hay que olvidar nunca que la imaginación desempeña un papel fundamental en el sexo y que el hecho de no verse las caras facilita el echar a volar la imaginación. La mujer puede imaginar que es penetrada por A y el hombre puede, perfectamente, imaginar que está penetrando a S. Eso sí: al practicar esta postura erótica para penes grandes hay que tener cuidado, pues esta postura figura entre las más peligrosas cuando se habla de ese accidente que de tanto en tanto sucede en las penetraciones y que recibe el nombre de “fractura de pene”. Para evitarlo, hay que evitar torsiones excesivas del pene y ángulos de penetración exagerados.

Posturas eróticas para penes extragrandes

Los has visto en las películas porno, pero no son sólo cosa de películas. Existen. Estamos hablando de los penes que miden más de 20 cm en erección. Si, además, son gruesos, de estos penes podemos decir que son penes descomunales, penes que asustan, penes empaladores. Ellos, tan flamantes y terroríficos, tienen derecho, como los demás, al gozo. Por eso hay que procurar buscar una postura erótica que garantice el placer a la mujer cuando ésta es penetrada por un pene de ese tamaño. En ese sentido, la postura erótica más recomendable para penes XXL es la llamada postura del tobogán o postura de la catapulta.

Para realizar esta postura erótica para penes supergrandes, el hombre debe colocarse de rodillas. Colocado así, la mujer debe recostarse de espalda y, apoyando sus hombros y la parte superior de su espalda sobre la superficie en la que esté recostada, deberá alzar la zona lumbar, las nalgas y las piernas, que apoyará sobre los hombros del lado. Colocada así, las nalgas de la mujer se pegan a la zona genital del hombre y éste sostiene las piernas de la mujer por los muslos.

Para producirse la penetración adoptando esta postura erótica para pene extragrande, el hombre debe bajar la inclinación de su pene. Colocándose así, el hombre sólo introducirá en la mujer una parte de su pene (como suele decirse, la puntita). ¿Se puede experimentar placer así? Sin duda: después de todo, en la entrada de la vagina hay muchas terminaciones nerviosas y el glande es, de entre las partes del pene, la más sensible de ellas. Sintiendo estimulada esa parte de su pene, el hombre se sentirá satisfechamente estimulado.


Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.