Sexhop Online

Clímax sin eyacular

Muchos hombres se lo preguntan: ¿se puede llegar al clímax sexual y no eyacular? Sí. Los hombres que lo hacen experimentan lo que se conoce como orgasmo seco, orgasmo retrógrado o eyaculación retrógrada.

Hablaríamos de eyaculación retrógrada de aquellas situaciones en las que, alcanzado el clímax por el hombre, el semen emitido en la eyaculación se dirige hacia la vejiga en lugar de salir al exterior por la uretra. En estos casos, el semen es eliminado posteriormente, al orinar.

En estos casos, cuando el hombre alcanza el clímax, el semen, en lugar de ser expulsado al exterior, permanece dentro de la vejiga.

Causas del orgasmo seco

El orgasmo seco… ¿es algo bueno o algo malo? Pues depende. Y es que el orgasmo seco puede ser debido a diversas causas:

  • Masturbarse antes de alcanzar la pubertad. Quien realiza esto suele experimentar orgasmos múltiples, pues el tiempo de reposo necesario entre orgasmo y orgasmo es sensiblemente menor al necesario cuando el cuerpo ya produce semen.
  • Presión arterial alta.
  • Depresión.
  • Problemas prostáticos. Los hombres que han tenido cirugía de próstata, que se han sometido a radioterapia o han tenido algún tratamiento en la zona prostática pueden experimentar el orgasmo seco o eyaculación retrógrada.
  • Consumo habitual de drogas duras.
  • Efectos secundarios de algunos medicamentos. Los antihipertensivos, los antiarrítmicos, los antidepresivos, los antipsicóticos y los ansiolíticos serían, entre otros, algunos de esos medicamentos que pueden provocar un orgasmo seco.
  • Realización de varios coitos o varias masturbaciones seguidas. Cuando esto sucede es porque el hombre se ha quedado sin semen. Hay que tener en cuenta que el cuerpo tarda entre cuatro y seis horas en reponer el semen.

Sin duda, no es nada positivo experimentar el orgasmo seco a consecuencia de padecer una depresión o de ser hipertenso. Tampoco puede considerarse como positivo y envidiable el orgasmo seco derivado de algún tipo de drogadicción o del padecimiento de un cáncer de próstata.

¿Por qué, entonces, se ha asociado alguna vez el concepto orgasmo seco con algo positivo? Porque la eyaculación retrógrada se suele asociar de manera directa a la práctica tántrica.

Orgasmo seco y sexo tántrico

Para los maestros tántricos, eyacular es perder energía. Una gota de semen, dicen, equivale a 50 gotas de sangre. Al eyacular envejecemos, sostienen, y por eso es importante, a la hora de disfrutar del sexo, separar los conceptos de orgasmo y eyaculación. Experimentar el orgasmo y no eyacular: ése es el objetivo principal del sexo tántrico.

Para conseguir el orgasmo seco a voluntad es necesario practicar. La práctica habitual de los ejercicios de Kegel permitirá al hombre contraer a voluntad los músculos que intervienen en la micción para, así, detener la salida del semen en el momento del éxtasis y poder avanzar hacia la consecución de lo que es el sueño de tantos y tantos hombres: el orgasmo múltiple.

Otra manera de conseguir el orgasmo seco es presionar justo en el momento del orgasmo en el lugar en que comienza la uretra, justo entre los testículos y el ano. Presionando ahí lo que se consigue es cerrar la uretra. Al hacerlo, el semen no saldrá al exterior. Un abuso de esta técnica para perseguir el orgasmo seco puede producir dolor en la zona que rodea al ano y a los testículos y causar daños al conducto que transporta al semen desde los testículos a la uretra.


Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.