Sexhop Online

El erotismo del striptease

Quizás tu pareja no te lo haya dicho nunca, pero debes saberlo: el baile erótico le pone. Y mucho, además. Quizás es que tu pareja aún conserva entre sus escenas imborrables aquélla en la que, con música de fondo de Joe Cocker, Kim Basinger se marca un excitante y sensual striptease ante Mickey Rourke en una escena que se basta por sí sola para convertir en inolvidable una película como Nueve semanas y media. Quizás. Cada generación incuba sus propios mitos eróticos y esa película y su protagonista femenina ocupa un lugar estelar en los mitos eróticos de los años ochenta.

Pero la atracción del hombre por el baile erótico va mucho más allá de una simple cuestión generacional. El baile erótico o, cuanto menos, el baile sensual, ha gustado siempre al hombre. Y le ha excitado. Podríamos dar varios ejemplos para corroborar dicha afirmación. Uno de ellos sería la llamada danza oriental o danza del vientre. Otro, la mítica escena de Gilda, aquélla en la que a Rita Hayworth le bastaban cuatro o cinco movimiento de caderas, cuatro o cinco pasos de yegua poderosa, algún movimiento de su maravillosa melena y quitarse un guante de esos que llegan hasta el codo mientras cantaba Put The Blame On Mame para marcarse uno de esos números llenos de erotismo que, más allá de poner al borde del ataque de nervios a toda la caterva de censores que día a día velaban por la espiritualidad del españolito al que por desgracia le había tocado vivir en la pacata España del nacionalcatolicismo franquista, quedaría por siempre más en la Historia del Cine.

Junto a ese casi simbólico striptease de la Hayworth y al de Basinger, los stripteases de Demi Moore en Striptease, Jessica Alba en Sin City, Natalie Portman en Closer, Salma Hayek en Abierto hasta el amanecer, Lindsay Lohan en Pole Dance o el casi humorístico de Paz Vega en Lucía y el sexo han servido, junto a otros muchos, para dejar constancia de hasta qué punto el striptease puede servir para elevar la temperatura pasional de un hombre. Por eso el realizar un striptease puede ser, siempre, un truco muy efectivo en manos de toda aquella mujer que quiera añadir unas cuantas gotas de pasión al cóctel de su relación de pareja.

Consejos para hacer un striptease

Si quieres ser una de esas mujeres y hacer un striptease a tu novio tendrás que tener en cuenta una serie de consejos. El primero de ellos es que, antes de iniciar el striptease, establezcas una serie de normas básicas que se resumen en una: tu pareja no puede tocarte. El striptease, pues, debe ser un baile que oscile sobre la cuerda floja de lo que es incendiar el ánimo de la pareja y hacer que, más allá de toda contención, la pasión de la misma se desborde. A la pareja hay que llevarla al límite sin permitir que lo traspase. Si, por ejemplo, tu pareja intenta acariciarte la espalda, indícale claramente, con una palmada en la mano, que no debe ir más allá.

Otro segundo consejo para poder realizar un excitante striptease es estar en paz con el propio cuerpo. Es decir: sentirse cómoda con él. Ningún complejo físico servirá de ayuda a la hora de hacer un striptease. Un buen nivel de autoestima servirá para que el cuerpo se libere y sea capaz de transmitir todo su erotismo.

Tras esto, deberás elegir qué ropa vas a vestir mientras haces un striptease para tu pareja. Lo más importante es que te sientas a gusto con esa ropa. Y cuando decimos ropa lo decimos absolutamente todo, desde las blusas a las bragas, pasando por ligueros, sujetadores, medias, pantys, bodys y todo tipo de prenda de lencería íntima.

A la hora de elegir la ropa debes tener en cuenta no sólo su sensualidad. También debes valorar hasta qué punto una prenda puede ser fácil de quitar cuando vayas a hacer un striptease para tu pareja. Unos pantalones o unos jeans ajustados, por ejemplo, pueden ser difíciles de quitar. Mejor utilizar una falda poco ajustada, que caiga piernas abajo.

Igual que la ropa hay que elegir el ambiente perfecto y la música adecuada para hacer un striptease para tu pareja. Para crear dicho ambiente hay que desocupar el espacio en el que el baile va a realizarse, evitar el uso de fluorescentes o luces LED y usar luces más matizadas. Las velas pueden ser muy útiles a la hora de dar esa iluminación ideal para ambientar un espacio en el que vaya a realizarse un striptease para la pareja. Las velas, además, servirán (si son perfumadas) para perfumar el aire, creando un ambiente mágico.

A la hora de escoger la música hay que pensar en dos o tres canciones que os resulten sensuales a los dos. Que se inicie la música no quiere decir que debas, de inmediato, empezar a bailar. Tómate tu tiempo e inicia tu baile erótico cuando te sientas segura de que ya nada (y menos la vergüenza) va a poder detenerte.

Una vez que empieces a hacer un striptease para tu pareja debes tener presente que la mirada debe ser, durante todo el striptease, una fuente de sensualidad y el mejor apoyo que pueden encontrar tus movimientos para transmitir esa sensualidad con la que quieres aumentar la temperatura erótica de tu pareja. Mantener la mirada fija en tu pareja (incluso cuando le des la espalda) debe servir para provocarle, para incitarle, para demostrarle que eres una mujer ardiente y que le has escogido a él, precisamente, a él, para lucir la inigualable sensualidad de tu cuerpo.

Otras cosas que debes tener presente cuando vayas a realizar un striptease para la pareja es caminar alrededor de él, acariciar su pelo, tocarte suavemente mientras piensas que son sus manos las que lo hacen, haz que tu cabello le roce el rostro, acerca tu rostro al suyo como si fueras a besarlo (que note el olor de tu perfume, pero que no te toque), mueve tus caderas con movimientos circulares suaves, siéntate entre sus piernas, roza con tu entrepierna su muslo, quítate la ropa de manera gradual y relajada, mordisquea suavemente su cuello, realiza movimientos seductores desde el suelo, juguetea con él, tiéntale…

Accesorios para el striptease

Para convertir en una auténtica obra de arte ese baile sensual y provocativo que es el striptease para la pareja puedes servirte de una serie de accesorios que harán que el striptease gane en intensidad erótica.

Entre dichos accesorios puedes utilizar algunos juguetes para adultos para realizar algunos de los siguientes actos:

  • Venda los ojos de tu amante.
  • Coloca unas esposas a su pareja si viola la norma que le impide tocarte.
  • Utiliza una pluma para acariciar el cuerpo de tu amante o para, estando sentada en una silla y con las piernas abiertas, recorrer tu cuerpo desde tu cuello hasta tus muslos.
  • Utiliza alguna vez un chal de seda. Puede servirte para juguetear con tu pareja y cubrirla mientras susurras palabras en su oído.
  • Sírvete del viejo truco del cubito de hielo. Si a Mickey Rourke le funcionó, ¿por qué no va a funcionarte a ti?
  • También pueden servirte un sombrero, una bufanda, un bastón…

Aprende a manejar todos estos instrumentos y verás cómo hacer un striptease para tu pareja se convierte en un maravilloso truco sexual para reanimar tu vida sexual e incendiar de deseo a tu pareja.

Cuando hayas acabado el striptease para tu novio puedes hacer algo que, sin duda, le resultará tremendamente gratificante: desnúdate y dile que tu cuerpo es suyo, que se sirva de él. Seguramente no lo dudará un instante. Y es que pocas cosas resultan tan excitantes para un hombre como un striptease bien hecho.


Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.