En nuestro artículo «Los juguetes eróticos en las relaciones sexuales» os hablábamos de hasta qué punto podían llegar a ser importantes los juguetes para adultos para explorar nuestra propia sexualidad y también para inyectar nuevos bríos a una relación sexual. Hay juguetes eróticos que parecen haber sido diseñados para «jugar» en soledad (pero que pueden utilizarse perfectamente en pareja) y juguetes creados única y exclusivamente para la interacción sexual entre personas. Entre estos últimos cabe destacar los arneses sexuales. De ellos, de los diferentes tipos existentes y de lo que se puede hacer con ellos os vamos a hablar en este artículo.

¿Qué es un arnés sexual?

Aunque hay una amplia variedad de arneses eróticos, hablar de un arnés sexual clásico es hablar de un periférico sexual que acostumbra a estar compuesto por unas correas que, situadas por la cintura y/o por debajo de los glúteos, posee en su zona delantera, a la altura del pubis, un orificio. Dicho orificio está destinado a colocar en él un dildo o un vibrador para penetrar a otra persona.

sexo lésbico

El desarrollo de la industria del juguete erótico ha hecho que ahora se pueda encontrar muchos tipos de arneses eróticos, con o sin correa, con o sin vibración, realísticos o no, sencillos o dobles… Como ves, son muchos los tipos de arnés que se pueden encontrar en el mercado y, por eso, muchos los juegos eróticos que se pueden practicar con ellos. De esos juegos y de los usos que se le puede dar a un arnés sexual os vamos a hablar a continuación.

Usos de un arnés sexual

Este juguete erótico nació inicialmente para aumentar las posibilidades de goce sexual de las parejas lesbianas. Gracias al arnés, las mujeres lesbianas podían asumir circunstancialmente el rol de macho para penetrar a su pareja. Con el tiempo, sin embargo, las parejas hetero encontraron una nueva utilidad a este fantástico juguete erótico. Fue así como nació el pegging, una práctica sexual consistente en que la mujer, equipada con un arnés, penetra analmente al hombre.

Tradicionalmente los hombres se han mostrado reacios a practicar la estimulación anal de una forma pasiva. Para muchos hombres, solo los homosexuales pueden gozar con este tipo de práctica. Los hombres que opinan de esta forma no han descubierto sin duda su Punto P ni el placer que puede derivarse de su estimulación. Los que sí lo han hecho no han dudado en incorporar un arnés con dildo para estimulación prostática a su maletín de juguetes eróticos preferidos.

Disfunción sexual y doble penetración

Los arneses son también muy habituales entre hombres que padecen algún tipo de disfunción sexual que les impide la penetración prolongada de su pareja. La industria del juguete erótico ha creado para estos hombres unos arneses equipados con fundas huecas para el pene. El hombre introduce su pene en ese hueco y después, equipado con este tipo de arnés, penetra a su pareja.

arnés con dildo realístico

Otro uso que puede darse al arnés es el de elegir uno que posibilite la realización de la doble penetración. Con un tipo de arnés así, el hombre puede colocar el falo del arnés bajo su pene para, así, optar por penetrar a la mujer con los dos «arietes» por el mismo orificio o por vagina y ano al mismo tiempo.

Como ves, son muchos los uso que pueden darse a un arnés sexual. Solo hay que elegir el tipo de arnés idóneo para cada juego. A continuación vamos a hablaros de los diferentes tipos de arnés erótico que puedes encontrar en el mercado.

Tipos de arneses sexuales

Como te hemos indicado anteriormente, en el mercado puedes encontrar muchos tipos de arneses sexuales. A continuación te vamos a hablar de los más habituales y vamos a recomendarte alguna marca que, gracias a su prestigio, garantice un arnés seguro y de calidad.

Arnés sexual para principiantes

En todo siempre hay una primera vez. También en el uso de arneses sexuales. Pensando en ello, la marca Pipedream, a través de su catálogo Fetish Fantasy, ha creado una serie de arneses para principiantes destinados tanto a parejas de lesbianas como a parejas hetero que deseen practicar el pegging.

El dildo o pene de estos juguetes eróticos para parejas, que tiene unas medidas de 13,5 cm. x 2,9 cm., está fabricado con material flexible y maleable, aunque garantiza la rigidez suficiente para proporcionar una buena penetración. Este arnés, que dispone de una sujección elástica muy práctica, permite además el intercambio de dildos, lo que permite alternar entre dildos realísticos (que imitan la forma del pene) y dildos de diseño.
intercambio de roles

Arnés sexual con vibrador

Incorporar vibración a un arnés es una  buena forma de incorporar un extra de diversión al juego sexual. El vibrador resulta muy ideal, por ejemplo, en los arneses huecos. Gracias a esa vibración, el hombre puede hacer que la mujer se estremezca de placer, sobre todo si el dildo que se usa está diseñado para estimular el punto G.

Arneses dobles

Los arneses dobles reciben ese nombre porque poseen unas prótesis dobles. Una de ellas apunta hacia el interior para penetrar así la mujer que los lleva y la otra, que apunta al exterior, permite la penetración de la pareja.

Este modelo puede servir tanto para el disfrute lésbico como para la práctica del pegging. Las mujeres lesbianas encontrarán un juguete ideal para gozar de sus relaciones sexuales en los arneses formados por dos penes, uno hacia cada extremo. La mujer que lleve el arnés y esté penetrando a la otra sentirá como si también la estuvieran penetrando a ella. Dentro de esta modalidad encontramos también aquellos arneses que no llevan correas.

Arneses strap-on

¿Qué es un arnés strap-on? Simple y llanamente, un cinturón con pene intercambiable. La gran virtud de esta modalidad es que permite experimentar con diferentes dildos y vibradores para vivir nuevas experiencias y explotar al máximo la diversa variedad de tamaños y funciones. Una de las marcas más recomendadas a la hora de comprar un strap-on es Pipedream. Especializada en la creación de este tipo de juguetes, en su línea Fetish Fantasy incluye una gran cantidad de arneses strap-on.

Arneses huecos

Éstos pueden servir para dos cosas: para suplir una posible falta de erección y para introducir un grado de morbo al crear la fantasía de poseer un pene más grande. Como hemos visto anteriormente, a este tipo de arnés le va muy bien la incorporación de algún tipo de vibración.

Como ves, son muchos los juegos que pueden incorporarse a una relación sexual con solo echar mano de un arnés. ¿Has pensado ya si te apetece experimentar con alguno? Si lo haces, recuerda siempre una máxima que hay que tener presente cuando se usan dildos o vibradores: hay que hacerlo utilizando siempre lubricante, sobre todo cuando se va a practicar algún tipo de penetración anal.