Sexhop Online

El erotismo y la prostitución de lujo

El lujo y el poder siempre han estado rodeados de cierto halo de morbo y erotismo. Seguro que te suena la expresión “la erótica del poder”. Una de las fantasías eróticas más excitantes consiste en un juego de rol sexual donde tú eres una elegante escort y tu pareja el distinguido cliente. Una escort es una chica de compañía, en otras palabras, una puta de lujo. Para triunfar es importante que prestes atención a todos los detalles, por ejemplo, en la prostitución de lujo la vestimenta es fundamental para conseguir el éxito. Tu elección es fundamental, el principio básico de una escort es vestir de manera femenina y elegante y usar una lencería provocativa. Una prostituta con clase tiene que parecer una elegante y discreta en sociedad y una actriz porno en la cama. Lo más idóneo es que escojas un vestido de fiesta, una falda y una blusa de seda o raso, e incluso un traje de buen corte. Los zapatos son un detalle muy importante, sobre todo si tu pareja es algo fetichista. Elige unos zapatos negros, de tacón alto y fino. Y como toque final para completar tu look más sexy, ponte un liguero y medias de seda. Ten especial cuidado con las costuras, intenta que queden completamente rectas y perfectas. Recuerda que tu rol es ser una escort y esto es parte del negocio. Los hombres que contratan a prostitutas de lujo desean la compañía de una mujer discreta, elegante y atractiva... hasta que lleguéis a la cama, una vez que las puertas estén cerradas, quieren follar con una puta a quien pagan por sus servicios.

Para que vuestra fantasía erótica sea todo un éxito, tu pareja, tiene que ejercer el rol del cliente de manera también perfecta, empezando por su apariencia. Puedes escoger un estilo más formal, con traje y corbata o bien algo más de “sport”, pero siempre elegante. Al fin y al cabo, aunque tu cita sea con una prostituta y no tengas que impresionarla, siempre es mejor si le resultas atractivo sexualmente. Escoge una historia que acompañe a tu personaje, puedes ser, por ejemplo, un exitoso hombre de negocios. Los bares de los hoteles son un gran lugar para estas fantasías eróticas, porque le dan autenticidad, y además podéis reservar una habitación por una noche para follar. Planea una cita y espera a tu “cliente” sentada en la barra del bar tomando una copa. Entonces, cuando él llegue, se acerca y se sienta a tu lado. También puedes ser tú quien vaya a su encuentro, para empezar la conversación, puedes preguntarle si es nuevo en la ciudad.

La fantasía erótica de la cita con una escort de lujo

Tú, que eres la escort, estás sentada sola en la barra del bar tomando una copa, él te mira durante un rato. Te ve preciosa y muy sexy. Verte allí sola, esperando, le provocará mucho morbo. El rol de tu pareja es el de un hombre seguro de sí mismo, excitado y con ganas de aventura. Entonces se acerca, se sienta a tu lado y le pide una copa al camarero diciéndole: “sírveme lo mismo que está tomando esta atractiva mujer”. Entonces tú le miras y le sonríes para agradecerle el cumplido. Él te dice su nombre y tú el tuyo. No le dices que eres una puta de lujo, entonces te pregunta: ¿por qué una mujer tan bella como tú está sentada sola en la barra de un bar? Tú coqueteas con él y le respondes que ya no estás sola, que ahora estás con él. Dile que estabas esperando a un atractivo desconocido con quien divertirte y crees que acabas de encontrarlo. Entonces, discretamente, desliza tu pie hasta su entrepierna y acaricia su polla suavemente, hasta que notes como se endurece. Coquetear con sus pies es una experiencia deliciosamente excitante. Con este gesto, tú le estás diciendo a tu pareja, sin palabras, que estás muy caliente y cuánto lo deseas. Para darle más morbo, juega con los pies mientras hablas con él de algo completamente trivial como el tiempo, actuando de manera de manera natural y dedícale un mirada traviesa, que indique tus intenciones. Él puede participar también del juego, llevando su pie hasta tu coño y tus muslos, rozándolos suavemente. Si llevas un zapato ligero, también puedes jugar con los dedos. Después de coquetear un rato con él, pon la mano en su muslo y cierra el trato, dile que por 400 euros tendrá el mejor sexo de su vida.

Cuando lleguéis a la habitación del hotel, antes de nada, cobra tus honorarios, eres una escort que ejerce la prostitución de lujo, así que el negocio es lo primero. Después ya os podéis relajar y disfrutar de vuestra noche de sexo por dinero. Sirve una copa a tu “cliente”, pasa tus brazos alrededor de sus hombros y dale un masaje en el cuello, así se irá excitando hasta no poder esperar más para follarte. Su impaciencia por saber qué llevas puesto debajo del vestido irá en aumento. Entonces, colócate detrás de él, frotando tu cuerpo en su espalda y susúrrale al oído: ¿estás preparado para mí? Lleva su mano hasta tu entrepierna, mientras le besas con tu lengua, apasionadamente y te subes el vestido sintiendo sus dedos entre tus bragas. Tienes que hacerle sentir que vales hasta el último céntimo que ha pagado por ti. Déjale sentir cómo tu coño se humedece con sus caricias. El uso de un lenguaje puramente sexual puede ser muy excitante. Dile que te pregunte si te excitas igual con todos tus clientes y tú le responderás que sólo con los hombres calientes como él. Mete tu mano en sus pantalones y empieza a acariciar su polla. Entonces, él te suelta, se sienta en el sofá de la habitación y te pide que le enseñes lo que sabes hacer. Tú te desnudas lentamente y te sientas encima de él para follar toda la noche.


Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.