Sexhop Online

Juegos sexuales rápidos

Cualquier momento del día es bueno para disfrutar del sexo. El momento del desayuno es ideal para empezar la mañana con un buen orgasmo. Olvida por un día los desayunos rápidos y dedícale tiempo a cocinar algo delicioso y mientras se hacen las tostadas y los huevos, te puedes poner a trabajar codo con codo con tu pareja para aumentar su apetito... ¡sexual! Desnúdate y siéntate en la encimera de la cocina, abre las piernas y prepárate para el juego sexual. Ahora es el momento para que tu chico unte de mantequilla el interior de tus muslos y empiece a masajear y lamer. Es importante que la mantequilla esté a temperatura ambiente para que no esté demasiado dura ni fría. Mientras juega con su lengua, irá acariciando tus piernas y las plantas de los pies que es una de las zonas más erógenas. Si sois fetichistas, pídele que chupe los dedos de tus pies. Después te limpiará con un paño de cocina húmedo. Entonces que alcance la mermelada o la crema de chocolate y coja un poco con su boca y lo unte en tu coño. Pídele que se ponga a lamer en un dulce sexo oral. Cuando llegues al orgasmo, devuélvele el favor por el gran cunnilingus que te acaba de regalar. Unta algo de mermelada en su polla dura y mastúrbalo o hazle una mamada lo que más le guste hasta que él también alcance el clímax... Ahora ya estáis listos para el desayuno.

Sexo oral, el juego más divertido

¿Imaginas convertir una tarea doméstica en una tarea sexual? Dale un toque de creatividad a tu vida sexual y aprovecha cualquier momento en casa para disfrutar de buen sexo con tu pareja. Algo tan sencillo como doblar la colada se puede convertir en el juego sexual más divertido. Todo lo que necesitarás son unos minutos, aceite para masajes y la colada limpia:

  • Dile a tu chico que hay que doblar la colada y cuando esté listo pídele que se estire en el suelo. Sé directa y decidida, toma el control, así le excitarás aún más.
  • Coge un par de toallas de la colada y ata sus manos y sus pies. Si os gusta el rollo sado light o el bondage, también puedes tapar su cabeza con la funda de una almohada. Sé dominante y él estará encantado de complacerte.
  • Ahora quítale la ropa y desnúdate tú también, en silencio, él desconcierto de no saber qué pasará hará que se ponga cada vez más caliente.
  • Entonces masajea todo su cuerpo con el aceite de masaje. Comienza con sus brazos y sus piernas, su torso y sus pies, deja su espalda para lo último.
  • Cuando notes que él va excitando y sientas su polla dura, súbete encima y frótate con ella.
  • Aguanta hasta que tu chico esté a punto del orgasmo, entonces empieza con el sexo oral, lame su sexo rítmicamente y cuando esté a punto de correrse, deslízate encima de él para follar, metiendo su polla dura dentro de ti.
  • El orgasmo simultáneo está casi garantizado, aunque tendrás que volver a hacer la colada de nuevo.

Juegos sexuales en la oficina de casa

Millones de personas trabajan en casa, o al menos lo han hecho alguna vez de manera ocasional. Cuando te veas en esta situación, recuerda que es un momento ideal para un fantástico juego sexual, un clásico del rol sexual para romper la rutina en la vida sexual de pareja... “el jefe y la secretaria”. Todo lo que necesitareis es una silla giratoria y una puerta con cerrojo.

  • Métete en el papel, viste con una falta ceñida y una blusa ajustada. Pica a la puerta de la habitación donde tu chico esté trabajando y pregúntale, con voz servil, si necesita algo.
  • No esperes a su respuesta. Entra y toma asiento delante de él. Entonces cruza tus piernas a lo Sharon Stone en Instinto Básico, permitiéndole una vista rápida de tu coño a través de tus pantys.
  • Entonces levántate y mantén tu mirada fija en él mientras rodeas su silla y le das un sensual masaje el cuello y los hombros.
  • Dile que le notas muy tenso y que sin duda necesita relajarse. Esto deberá bastar para poner a tu pareja en la dirección correcta.
  • Gira la silla y súbete encima de él. Frótate contra él, muerde su oído, susúrrale cómo vais a follar hasta que empieces a notar su polla dura.
  • Entonces, baja la cremallera de su pantalón y prepárate para el sexo oral.
  • Antes de empezar a chupar su polla, dile cómo te gusta o lo grande que la tiene, siempre es muy importante “elogiar al jefe”.
  • Da lametazos largos y lentos, desde la parte inferior hasta la superior, así le reforzadas la sensación de lo grande que es su polla, así enfatizarás su longitud. Usa la parte plana de tu lengua para rodear su sexo.
  • Cuando quieras provocarle el orgasmo, para que llegue al clímax, concéntrate en la cabeza del pene, que es la parte más sensible. Dale vueltas con tu lengua a ritmo constante y sigue hasta que él te demuestre quien es el jefe.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.