Sexhop Online

Sobre penes y clítoris: el agravio comparativo

Tarde o temprano, cuando se habla de sexo, se acaba hablando del tamaño del pene. Somos, queramos o no, una sociedad con una marcada herencia machista tatuada a fuego en nuestro ADN. Eso ha colocado al pene en el centro de muchas preocupaciones sexuales. Por eso se han realizado tantos estudios sobre el tamaño y grosor que debe tener un pene para ser considerado un pene normal. Si esos estudios están orientados en su mayor parte o no a apaciguar ciertos complejos masculinos puede dar lugar a más de una conversación. El caso es que la media de tamaño de los penes en estado de erección es de 13,24 cm de longitud y 11,66 de circunferencia. La mayor parte de los penes oscilan alrededor de esas medidas.

En una sociedad menos machista y más preocupada por la anatomía femenina se hubieran dedicado los mismos esfuerzos a estudiar y a medir el clítoris. En contraste con el gran número de estudios dedicados a la medición del pene, los estudios sobre las medidas del clítoris son, ciertamente, poco numerosos. Uno de ellos, quizás el más significativo, es el realizado por un grupo de ginecólogos británicos. Dicho estudio demostró que la variedad de tamaño de los clítoris es mucho más amplia que la de los penes: un clítoris puede medir entre los 0,5 cm y los 3,5. Ciertamente, es difícil encontrar un pene que mida ¡siete veces más! que otro.

El tamaño del clítoris

En un estudio entre 50 mujeres, la media resultante en las medidas del clítoris era de 1,9 cm de longitud y 0,5 de grosor. En la realización de dicho promedio no se tuvieron en cuenta casos excepcionales como el de aquellas mujeres que pueden padecer algún grado de clitoromegalia. Las mujeres que padecen clitoromegalia poseen clítoris que pueden llegar a medir entre 6 y 7 cm de longitud.

Algo que hay que tener siempre presente al hablar del tamaño del clítoris es que el clítoris no deja de crecer a lo largo de la vida. La razón de dicho aumento continuo del tamaño del clítoris hay que buscarla en la testosterona. El clítoris posee receptores de testosterona y las fluctuaciones de esta hormona puede hacer que aumente o se reduzca. Mujeres que, por ejemplo, han utilizado cremas de testosterona para aumentar la libido han experimentado un rápido y notable aumento del tamaño del clítoris.

¿El aumento del tamaño del clítoris está directamente relacionado con un aumento de la sensibilidad del mismo? No. Ni mucho menos. De la misma manera que un pene mayor no está relacionado con una mayor sensibilidad tampoco un clítoris de mayor tamaño tiene por qué ser más sensible. La sensibilidad no depende del tamaño del clítoris, sino de sus terminaciones nerviosas; y éstas son las mismas en un clítoris grande que en otro de menor tamaño. Si acaso, la sensibilidad dependerá, según se desprende de algunos estudios, de la distancia existente entre el clítoris y la cavidad vaginal.

Los estudios sobre el clítoris de Marie Bonaparte

Uno de los estudios que relaciona la sensibilidad sexual femenina y su facilidad para llegar al orgasmo con la distancia existente entre la ubicación del clítoris y la de la cavidad vaginal fue el estudio realizado por Marie Bonaparte (1882-1962), bisnieta de un hermano de Napoleón. Marie Bonaparte, que además de princesa de Grecia y Dinamarca fue escritora y psicoanalista, comprobó que sólo llegaba al orgasmo si su clítoris era estimulado. La simple penetración no conseguía llevarla al éxtasis. Fue entonces, a principios del siglo XIX, cuando Marie, seguidora decidida e impulsora de las teorías de Sigmund Freud, decidió entrevistar y analizar la zona genital de 243 mujeres.

Dicho análisis se fundamentaba principalmente en la medición de los genitales femeninos. Para que la medición fuera más exacta, Marie, atendiendo a las dificultades que podía tener delimitar los límites precisos de la vaginal, realizó mediciones desde el clítoris a la uretra. Según fuera la distancia existente entre el clítoris y la uretra, podían distinguirse, según los estudios de Marie Bonaparte, tres tipos de mujeres:

  • Paraclitoridiennes. Se conoce con este nombre a las mujeres cuyo clítoris se encuentra a menos de 2,5 cm de la vagina. El 69% de la población femenina corresponde a este grupo. Estas son las mujeres que tienen más facilidad para alcanzar el orgasmo.
  • Téléclitoridiennes. Se conoce con este nombre a las mujeres en las que la distancia referida supera el 21% de la población. El porcentaje de mujeres de este tipo es, según los estudios de Marie Bonaparte, del 21%.
  • Mesoclitoridiennes. El resto de las mujeres.

Marie Bonaparte, preocupada por su incapacidad para lograr el orgasmo, contó con la colaboración del cirujano vienés Josef Halban para “reubicar” su clítoris. ¿Cómo? Moviendo el clítoris y cortando y pegando ligamentos y tendones. Los resultados no fueron los que esperaba Halban y, tras una segunda operación para volver a reubicar el clítoris, Marie de Grecia (así se conoce también a quien fue esposa del príncipe Jorge de Grecia) se resignó a buscar una mayor estimulación variando la postura adoptada a la hora de practicar el coito.

Si bien las operaciones de Josef Halban no tuvieron éxito, las investigaciones de Marie Bonaparte sobre el tamaño del clítoris, su ubicación y la relación de todos esos factores con la mayor o menor facilidad de la mujer para llegar al orgasmo no andaban desencaminadas. Kim Wallen y Elizabeth Lloyd, investigadoras y biólogas, dieron la razón a Marie Bonaparte tras realizar algunos estudios. Sí: la distancia entre clítoris y vagina podía ser una de los muchos factores implicados en la frecuencia de los orgasmos y en su intensidad y facilidad para ser alcanzados durante la penetración.

Antes de que nadie se ponga con un espejo en una mano y una regla en la otra para medir esa distancia debemos resaltar que esa distancia es, tal y como dicen Wallen y Lloyd, sólo un factor más de los que pueden tenerse en cuenta para valorar la facilidad que tiene una mujer para alcanzar el orgasmo. Por eso creemos que ninguna mujer debe obsesionarse con esa medida del mismo modo que ningún hombre debe obsesionarse con el tamaño de su pene siempre que éste, claro, sea un pene normal. Experimentar con las sensaciones es la mejor manera de encontrar el camino para conseguir que dichas sensaciones sean lo más intensas posibles. Ni viene de dos centímetros ni viene de dos o tres milímetros más arriba o más abajo.


Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.