Sexhop Online

La fantasía del desconocido

Una de las fantasías eróticas más recurrentes en la vida sexual de las parejas es la imaginaros como personas diferentes a las que sois y fingir que sois extraños. Seguro que crees que es algo demasiado típico pero ... ¡Funciona!. ¿De verdad que no has imaginado nunca cómo sería tu vida bajo circunstancias diferentes circunstancias?, ¿que nunca has deseado ser otra persona? ... Imagina esto: entras en un bar al azar, encuentras a un hombre o una mujer enigmática y desconocida, tú te inclinas de manera sugerente sobre la mesa del billar mientras que él o ella te sigue con la mirada y te invita a una copa ... Suena bastante morboso, ¿no?

Olvídate de todos los convencionalismos para ligar y déjate llevar por la fantasía. Inventa un juego de rol erótico para ti y tu pareja, algo sencillo para que resulte fácil comenzar. Un encuentro tórrido y apasionado, pura sexualidad. Tu rol no tiene porque ser el de un perfecto caballero, recuerda que puedes permitirte ser quien tú quieras, piensa en lo que más te ponga y en lo que desee tu pareja, tal vez un tipo duro, chulo y maleducado, que coge todo lo que desea, confiado de sí mismo, y que no acepta siquiera, la posibilidad de rechazo. En las fantasías de pareja, no hay consecuencias, no hay preguntas. En el caso de esta fantasía, finge que tu pareja es un/a desconocido/a y que os encontrais "casualmente" en cualquier bar. Entonces pagas una copa y a medida que la conversación suba de tono, todo es posible, un polvo rápido y salvaje en el cuarto de baño, ¿tal vez?, o un beso largo y húmedo en la mesa ante la mirada de todos, o él te apoya contra la pared y te embiste, mientras mete su mano dentro de tus pantalones acariciando tu sexo húmedo ...

Cómo preparar tu fantasía erótica

Escoje un lugar donde no hayas estado antes, no es bueno elejir como escenario para un juego de rol erótico un local habitual, donde todos sepan tu nombre. No se puede creare una fantasía cuando todo el mundo, incluido el camarero, te conoce a ti y a tu pareja. Por lo tanto, lo ideal es que busques un lugar que conozcas, pero en el que no hayas estado nunca, y si es posible que esté ubicado en un barrio que sea completamente nuevo para ti. Antes de decidirte, puedes pasar un día por el bar a tomar una copa, después del trabajo, para ver el ambiente del local y ver si se trata de un lugar con una atmósfera donde tú y tu pareja, os podáis sentir cómodos. Ten en cuenta la música, si tiene juegos ... y lo más importante, fíjate en los baños, su ubicacion, cuántos hay y si es fácil colarse en el baño de hombres o de mujeres de manera fácil, sin que te vean los demás o sin riesgo de llamar la atención y ser expulsado.

Cuando tengas claro el sitio, empieza a planear la noche. Aunque cualquier momento es bueno, ten en cuenta que para que la fantasía en pareja sea todo un éxito, no podéis ir juntos al encuentro. Es más, para aumentar el morbo en la cita, lo ideal es que no os veais en todo el día. Rompe con la rutina, quizás la noche del viernes, después de un duro día de trabajo, o la tarde de un domingo sean grandes momentos para cambiar la pereza por una sesión de excitante sexo con "desconocidos".

Dado que esto no es exactamente una "cita a ciegas", sino un juego de rol erótico, tienes que olvidar lo que ya sabes de tu pareja, para evitar caer en "lo de siempre". Esto es lo más difícil, pero este es el momento de salir de tu "zona de confort". Si vas a tener una cita con un desconcido/a y tu pareja espera lo mismo, hay que cambiar de aspecto. La ropa es fundamental. Habla con tu pareja, piensa en qué ropa realmente te va o qué ropa que no te sueles poner pero que a tu pareja le encantaría que te pusieses. Viste con ropa sexy, pero con comodidad, porque lo importante, está debajo de la ropa. Si es lo que te pone, vístete como una puta, ponte lencería sexy y atrevida, como un pequeño tanga enseñando tus nalgas, apretando tu sexo, o unos slips que marque tu paquete ... No dejes que la timidez te detenga, dedícale tiempo y esfuerzo. Recuerda que, llegado el momento, debes tener la fantasía de ser dos extraños.

Empieza el juego de rol erótico

Llegas al bar, que está lleno de gente, y buscas con la mirada a tu pareja. Si sientes nervios, utilízalos como energía positiva, esto aumentará la emoción y tu excitación. Pide una copa al camarero, haz de la situación algo cómodo y sexy. Relájate, no mires fijamente a nadie, pero siente el ambiente y atrae otras miradas hacia ti. Disfruta de la sensación de que puede pasara cualquier cosa, si lo deseas. Desde la barra, ve a poner algo de música y busca con la mirada a tu pareja. Probablemente, al encontraros desearéis reir, pero no lo hagais ... con una sonrisa seductora basta para seguir con la fantasía. Dedicaros miradas y alguna caricia furtiva pero sin hablar. Coquetea, juega la copa y mira a tu pareja con descaro, mírale las tetas, el culo o el paquete que se dibuja en su pantalón. Muéstrale tu deseo. Recuerda que en ese momento no es tu pareja, así que imagina como será el sexo y las ganas que tienes de follar de manera salvaje. Sigue con el flirteo, mientras terminas tu primera copa.

Cuando te presentes, utiliza un nombre nuevo, y rompe el hielo con algo como: "Nunca te he visto que aquí antes, ¿eres de fuera de la ciudad?". Inventa también una profesión y una historia como
que eres una ama de casa y que tu marido se ha ido a un viaje de negocios, por lo que pensaste en salir a tomar una copa y en hacer algo divertido. Mientras coqueteas, acaricia su muslo o su espalda, sentaros muy juntos, muy cerca el uno del otro. Susurra en su oído todo lo que te gusta hacer, y que te hagan en la cama, hasta que la excitación os haga sentir húmedos. En este punto, levántate para ir al baño diciendo:"tengo que usar el baño de chicas, y a continuación, de repente tu pareja te sigue diciendo:"tengo que ir, también." El juego sigue en el baño, se inclina hacia ti, como si fueses una puta. Sientes su polla dentro de ti, por detrás y empezais a cabalgar entre gemidos, entonces cubre tu boca con su mano, apretando, para que la gente fuera no os oiga, mientras se aferra a tus tetas, te susurra lo buena que eres, y te pregunta si quieres que te lleve a su casa para seguir toda la noche.


Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.