Sexhop Online

Vibradores y juguetes eróticos

El uso de juguetes eróticos es una de las mejores técnicas sexuales para conseguir fantásticos orgasmos femeninos, pero para no equivocarte a la hora de comprar un vibrador, te será de mucha ayuda familiarizarte con la masturbación para conocer mejor tu cuerpo y tu sexualidad. Si disfrutas con la estimulación del clítoris, ten en cuenta la forma y vibración potencial de los vibradores duales. Estos juguetes sexuales estimulan el punto G y el clítoris y están diseñados anatómicamente calculando la forma, el ángulo y la distancia de la zona vaginal. Si eres de las mujeres que son de más sensitivas en las paredes de la vagina, querrás un vibrador diseñado para la penetración con más o menos potencia de vibración y fricción. Si además te excita la estimulación anal, elige un modelo de vibrador que dan placer a las tres zonas a la vez (estimulación del clítoris, penetración vaginal y estimulación anal). Si no es la primera vez que usas un juguete erótico ya sabrás qué es lo que más te hace disfrutar y te lleva al orgasmo. Existen vibradores de muchos materiales como el látex, la gelatina, el metal o incluso de cristal. Cada tipo de vibrador te ofrece diferentes sensaciones y sólo tienes que encontrar el que mejor se adapte a tu sexualidad. La gelatina y la silicona son materiales ideales para transmitir las vibraciones por lo que te dan mucha estimulación y es fácil que llegues al orgasmo. Sin embargo la gelatina es el material más poroso, lo que dificulta su limpieza y conservación. El material ideal para tu vibrador es la silicona, es más fácil de limpiar y es hipo alergénico. Pero como todo en la vida, es una cuestión de gustos y puede que prefieras una sensación más real como un pene realístico. ¿Te cortas al usar el vibrador por el ruido? Hoy en día existen multitud de modelos muy discretos que apenas emiten ruido a pesar de ser igualmente eficaces y potentes. Lo mejor es vayas a una tienda especializada en artículos para adultos o sex shop para comprar tus juguetes eróticos. Allí podrás probar el vibrador antes de llevártelo, obviamente no de la manera en que lo harás en casa, sino en la nariz, en la espalda o en la palma de la mano. Tienes que experimentar, tocar, oler, sentir... Y si vas a usar el vibrador con tu pareja, es importante que lo escojáis juntos, es posible que tu chico crea que cuando más largo y grueso mejor, mientras que a ti, puede que interese más la un vibrador dual, para la estimulación del clítoris o el punto G.

Técnicas sexuales para llegar el orgasmo

Llevar a tu pareja hasta el orgasmo con tus propias manos, es una de las mejores experiencias sexuales que puedes darle. La técnica sexual de la masturbación suele ser infalible, y si eres de las chicas que prefieres la estimulación de clítoris a la penetración, seguro que ya lo sabes ¿verdad? Masturbar a tu pareja, te enseñará mucho sobre su respuesta sexual. Así conocerás mejor a tu amante y podrás proporcionarle orgasmos más profundos. Para que esta técnica sexual dé resultado, es bueno que primero la pruebes contigo mismo o contigo misma, es decir que te masturbes a ti mismo o misma, para conocer tu cuerpo y tus deseos y poder así, guiar a tu amante durante las relaciones sexuales. Si sabes lo que se siente, sabrás qué hacer o no en el momento, como por ejemplo, parar o cambiar el ritmo de los movimientos de tu mano cuando tu pareja esté a punto de llegar al orgasmo, pues sabrás que rompe el clímax y es molesto. Las técnicas sexuales para la masturbación son diferentes si se trata de masturbación femenina o masculina. Si lo que quieres es deleitar a tu chica con un profundo orgasmo, estimula su clítoris con tus dedos, presiona con el talón de la palma de la mano el clítoris, mientras con los dedos juegas con sus labios vaginales y perineo, sintiendo como se contrae de placer y su coño cada vez más húmedo. Si además ella se presiona el abdomen, por encima del hueso púbico, el orgasmo está garantizado. No olvides el lubricante íntimo, porque la técnica sexual de la masturbación, puede llevar a irritar la zona si no se trata debidamente. Si lo que deseas es hacer vibrar de placer a tu chico, después de algunos jueguecitos preliminares para ir endureciendo su polla, sujétala con tu mano y coloca la palma de la otra mano en la cabeza del pene. Mueve la mano que tienes alrededor de su miembro de arriba abajo y la palma en movimientos circulares. Tienes que compenetrar los movimientos y hacerlos a la vez. Después, entrelaza tus manos alrededor de su polla y muévelas hacia arriba y hacia abajo. Cuando veas que está a punto del orgasmo, entrelaza tus manos alrededor de la cabeza del pene y aprieta, por un segundo, suelta y vuelve a apretar, tratando de imitar el ritmo de la penetración, sigue apretando mientras él se corre para que culmine el orgasmo más fantástico que pueda imaginar.


Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.