Sexhop Online

El juego erótico y los roles sexuales

Los juegos de roles sexuales son la mejor fórmula para romper la rutina y la monotonía en tus relaciones sexuales y en tu vida de pareja. Existen multitud de ideas y fantasías que puedes llevar a cabo. Puedes recrear toda una historia, o bien, improvisar algo de repente, puede ser divertido. Por ejemplo, si has estado tomando una copa con tu pareja en un bar, puede ser un buen momento para dar emoción. Una buena idea es dejarse llevar y disfrutar de un "polvo rápido" en el baño, y a la hora de salir, hacerlo como dos desconocidos, ante toda la gente que está esperando fuera. Tienes que aprovechar todas las oportunidades. ¿A quién le importa lo que piensen los demás?, al contrario sus miradas de desaprobación aumentarán tu morbo, si piensan que te comportas como una puta, como una mujer liberal que acaba de conocer a un hombre en un bar y te lo has llevado al baño, incluso es posible que os hayan oído follando, lo cual es bastante excitante ¿verdad? ... Déjate llevar y no te reprimas a la hora de hacer locuras. Seguro que hay cosas no has hecho en tu vida, o al menos no desde los tiempos de la universidad.

Si vives en una ciudad, puedes probar con el “rol del pasajero y el taxista”. Convierte un viaje en coche una excitante aventura erótica. Siéntate en el asiento de atrás y que tu pareja haga el papel del taxista. Desde atrás, comienza a provocar tu chico, bromead y dedicaros miradas lascivas a través del espejo retrovisor. Acércate y susurra en su oído algo como “voy a hacerte la mejor mamada que disfrutado jamás” o “no puedo esperar para arrancarme la ropa y follarte salvajemente toda la noche”. Todo rol sexual implica la creación de un personaje, por lo que puedes convertirte en una libidinosa ama de casa, en una chica mala o todo lo que tu imaginación desee.

El rol erótico en pareja

La idea en un juego de rol erótico es que cada miembro de la pareja interprete un personaje. Es la situación ideal para que te atrevas a ser y a hacer lo que siempre has deseado, para olvidarte del ridículo y de la timidez, así que ¿por qué no le propones a tu pareja visitar un sex-shop? Puede que al principio se sorprenda un poco, pero seguro que se rinde a la idea de comprar algunos juguetes para una noche de sexo desenfrenado. No elijas sólo los juguetes que te gusten a ti, piensa más bien en alguno que te excitaría ver cómo lo utiliza tu pareja, por ejemplo un vibrador para tu chica. Apuesta por abandonarte totalmente al placer sexual y deja volar tu imaginación. No olvides que estás jugando, así que escoge, por ejemplo, lencería sexy, algún modelo que normalmente no te pondrías, y pregunta en voz alta ¿te gustaría verme con esto puesto, cariño? Mantén tu rol en todo momento, recuerda que interpretas un personaje... Y consigue también un buen lubricante, ¡lo vas a necesitar!

Tu casa, puede ser un gran escenario para tus juegos sexuales, no siempre es necesario recrear estas situaciones en espacios exteriores. Lo importante es la imaginación, así que en casa, también puedes ser una mujer misteriosa que seduce a un desconocido. Este puede ser un rol sexual con el que sorprender a tu pareja. Recrea la fantasía de esa mujer que necesita sexo salvaje, sin complejos y tu pareja es ese “desconocido”. Prepara una copa para tu amante y deja que se vaya acomodando mientras te cambias de ropa. Puedes vestirte con lencería sexy, diferente a la utilizas a diario, atrévete con un tanga o con un corpiño que resalte tu escote y tu cintura. Además de la lencería, puedes ir más allá y asombrar a tu pareja completamente depilándote el vello púbico. Rasurar tu coño creará en él un impacto total, aunque sea algo que nunca te haya pedido y la sacudida le provocará mucha excitación sexual. Es perfecto para el juego y los roles sexuales que interpretáis, sois dos desconocidos. Entonces pídele que lo acaricie con su lengua, lamiendo suavemente, enterrando su cara y su boca en tu sexo, haciéndote gemir de placer repetidas veces. No seas tímida, dile que te mire y observa la cara del “desconocido” trabajando entre tus piernas, mientras sientes te humedeces y sientes la excitación.

Uno de los roles más exitosos entre en el sexo en pareja, es el del “chico duro”. No vayas directamente al dormitorio, elije quedarte en la sala de estar, porque ahora es tu turno. Pide a tu chica que se ponga de rodillas en el sofá, mientras se lo haces por detrás. Tu personaje es de modales rudos, mientras follas, pon tus dedos en su boca, en forma de “anzuelo”, es decir, introduce dos dedos en el lado de la mejilla, mostrando dominancia sexual sobre ella. Ten en cuenta que sólo es un papel, tienes que ser duro, pero sé precavido, el objetivo es disfrutar del sexo probando cosas diferentes, pero no hacerse daño. Disfruta del sexo anal durante un rato, y después cambia de posición. Siéntate en el sofá y deja que tu chica se arrodille ante ti y te haga una felación, mientras juegas con sus tetas. Hablar puede resultar divertido también, utilizar un lenguaje duro, dile cuanto te pone, pídele que te diga lo que le gusta hacer a los hombres como tú. También es muy excitante usar un estilo pornográfico, como pedirle que te mire mientras te hace una mamada y observas su cara de placer, como disfruta con tu polla. Eso te excitará aún más. Puedes fantasear con cualquier situación que te ponga como el rol de la prostituta casada, el marido voyeur,...


Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.