Sexhop Online

Posturas sexuales en el coche

¿Vuelves a casa antes de lo previsto con tu pareja y todavía está trabajando la niñera? No desperdicies ni un minuto. Tener relaciones sexuales en el asiento delantero del coche no te resultará tan placentero como otras relaciones sexuales, pero sin duda te devolverá a tus mejores recuerdos de la adolescencia. En menos de quince minutos y solo con un bote de lubricante (que siempre debes llevar en la guantera de tu coche) y una música sexy en la radio, podrás revivir aquellos años de instituto y volver a follar en el coche. Antes de empezar, decide la postura sexual que vas a usar, si te vas a desplazar al lado del pasajero. Ten cuidado con el cambio de marcha, si te es más fácil, sal del coche y entra por la otra puerta. Si tu chica está en el asiento del pasajero, pídele que recline el asiento tanto como sea posible. Súbete encima de ella, con los pies en el suelo, entre sus piernas abiertas. Ella, puede levantar las rodillas y descansar sus pies en el salpicadero. No olvides utilizar lubricante íntimo en abundancia. Otra postura sexual que podéis probar es en el asiento del conductor, tú debajo y tu chica encima. Cuando ella se suba encima de ti a horcajadas, verás que en esta posición sexual tendrás un control total de la acción mientras le metes tu polla. Aunque las ventanillas de tu coche se empañarán por el calor que desprendéis mientas folláis, mantén siempre un ojo abierto para evitar ser vistos por vecinos indiscretos o policías curiosos.

Sexo en el coche

El sexo en la parte trasera de tu coche o de una limusina ¿sigue estando de moda o es sólo un cliché? Sí, está de moda y te sentará aún mejor si le añades algo más de emoción, como hacerlo en un taxi. Si has pagado por el trayecto, amortiza tu inversión. Sólo necesitarás un destino que esté como mínimo a cinco minutos y actuar con talento y discreción. Nada más entrar en el taxi, empieza a frotar la entrepierna de tu pareja a través de sus pantalones. Al notar la reacción, es posible que él cambie de destino, para alargar un poco más el trayecto. Después abre la cremallera de su bragueta y di: “ay, creo que se me han caído las llaves”. Inclínate y finge buscar las llaves por el suelo del taxi, pero por supuesto, lo vas a hacer es descender hasta su sexo para hacerle la mamada más deliciosa de su vida. En una felación, no olvides todas las cosas maravillosas que puedes hacer con tu boca en su polla, además de chupar, y sobre todo recuerda, que no por hacerlo más fuerte sentará mejor. Confunde a tu pareja lamiendo desde la base hasta la cabeza del pene, la parte más sensitiva, pues está cargada de terminaciones nerviosas. Después sopla suavemente para enfriar las áreas mojadas, así le harás sentir una combinación de sensaciones increíbles, y seguro que se correrá antes de que lleguéis a vuestro destino. Cuando él haya culminado exclama: “oh, aquí están mis llaves”. Alza tu cabeza y arregla un poco tu ropa.

Relaciones sexuales rápidas el coche

¿Cuántas veces has malgastado tu tiempo en la cola de tu restaurante de comida rápida favorito? Mientras esperas en el coche, puedes empezar a quemar algunas calorías, antes de degustar tu hamburguesa con patatas. Dedícate a un dulce trabajo: la masturbación con una sola mano. Recuerda que dispones del tiempo que tarden en darte tu pedido, aunque también puedes seguir después de recogerlo.

  • Antes de que tu chico se acerque al micrófono para hacer el pedido, acerca tu mano a su bragueta y abraza con tu mano su polla, empezando por la base.
  • Mueve tu mano lubricada lentamente de arriba abajo, con ligeros apretones.
  • Después, acaricia suavemente la cabeza del pene, la parte más sensible. Apenas necesitarás las yemas de los dedos para hacer vibrar a tu pareja, y si estáis en marcha, asegúrate de que avance a paso de tortuga antes de empezar.
  • Frota la cabeza de su polla con el dedo pulgar y el índice, alternando los niveles de presión, y vuelve a acariciar su pene entero, a modo de “propina”.
  • Si cuando os atiendan, tu chico todavía no se ha corrido, ponle tu chaqueta en el regazo y sigue hasta el final.
  • Cuando llegue al orgasmo y tengas el pedido, ya puedes disfrutar de una “comida feliz”.

Pero no sólo en el coche puedes disfrutar de relaciones sexuales divertidas, el metro o el tren son un lugar perfecto para asegurar una sesión de sexo memorable. Prueba con formas creativas para disimular las relaciones sexuales y, por supuesto, mantén siempre un ojo abierto para evitar ser descubiertos por revisores o por pasajeros muy observadores. Apóyate en la pared de un extremo del vagón en actitud erótica, esta será la pista para tu compañero de que empieza la acción.


Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.