La fantasía sexual de los dos desconocidos

Encontrarse en clubes y discotecas, es divertido, pero hacerlo en un pequeño e íntimo restaurante para tener una escapada sexual, puede ser muy excitante. La combinación de comida y sexo es muy afrodisíaca. Escoge un buen restaurante con un menú degustación con algo afrodisiaco, como las ostras. Si el menú consiste en tapas o platillos pequeños, mucho mejor, así podéis jugar también con la comida. Por ejemplo el sushi, es ideal para esta fantasía. También es muy importante que elijas un local donde ninguno de los dos haya ido antes, para sentirse en plena libertad durante la fantasía sexual y no volver jamás.

Como ya te habrás imaginado, el juego erótico consiste en ligar con una persona desconocida, una idea que da mucho morbo en tu vida sexual de pareja. Así que ambos debéis llegar solos y por separado, fingiendo que no os habéis visto nunca antes. Tu pareja, debe llegar antes al local, vestida de manera muy sexy, tal vez una falda y una elegante blusa, que permita ver su escote. Te esperará en sentada en la barra, sola. Tu imagen también es muy importante para ella, cuando tú llegas al restaurante, la buscas con la mirada y llamas al camarero para invitarla a una copa. Entonces él se acercará y le dirá algo como: “el caballero del final de la barra se pregunta si le acepta una copa”. Ella te mira, tú sonríes y ambos levantáis vuestra copa para brindar desde la distancia. Ahora es el momento de que la invites a que se siente contigo, y ella, por supuesto, acepta tu invitación, para agradecerte la copa. En lugar de sentarte delante de ella, hazlo a su lado. Una vez en la mesa, hay que iniciar una conversación informal, en esta fantasía sexual, eres un empresario que acaba de llegar a la ciudad en viaje de negocios, y que, en vez de quedarte en tu hotel, has decidido salir a distraerte un rato.

Es obvio que os sentís atraídos, el uno por el otro, así que la excitación va en aumento. La seduces comentando su belleza y subes su falda, acariciando de manera distraída sus muslos. Entonces vas más allá, a por algo más atrevido y deslizas tu mano por debajo de su vestido, en busca de la lencería sexy que sabes que lleva, medias y liguero. Esto os excita a ambos muchísimo. Le dices a ella que mire el menú y que pida por los dos. En este punto, la excitación sexual de tu chica está en lo alto y tú sigues con tu mano en sus muslos, jugando por debajo de la mesa. Lentamente, vas avanzando hasta sentir su sexo. Ahora empieza el juego sexual de verdad, mete tu mano en sus bragas, mira cómo se retuerce de placer en el asiento, feliz y excitada por el morbo de sentir cómo se está corriendo en un lugar público, rodeada de desconocidos. Mientras tu dedos acarician su coño húmedo, sigue hablan con ella de manera natural, acerca de tus viajes y tu trabajo. Coge la carta y revisa el menú como si no pasase nada. Es probable que cuando el camarero se acerque a vuestra mesa a tomar nota de la cena, tu chica logre decirle: “todavía no lo hemos decido, creo que vamos a necesitar un poco más de tiempo». En esta fantasía sexual es importante que intentes mantener una actitud de normalidad pues no hay que olvidar que estás en tu sitio público. Lentamente, introduce tus dedos en el interior de sus bragas, nota su sensación de mojado. Rodea su clítoris con caricias circulares y entonces mete un dedo o dos dentro de su vagina, con movimientos de arriba abajo, mientras le dices lo mojada que está y lo excitada que la ves. Dile también cuanto te pone sentir su coño húmedo y el morbo que te provoca estar rodeado de gente que en cualquier momento, puede veros. Dile lo cachondo que estás y las ganas que tienes de follar allí mismo. Cuando notes su clítoris ultra húmedo y duro, y creas que tu pareja está a punto del orgasmo, llama de nuevo al camarero para que tome nota. En este momento tu pareja está absolutamente ruborizada y desconcertada, la tienes en tus manos, tú controlas su excitación, retira tu mano y verás como ella desea ardientemente volver a sentir esa dulce sensación, está loca de deseo. El camarero vuelve con la comida pero no sospechará nada. Entonces, tú vuelves a tus “tareas”, vuelve a acariciar su clítoris de arriba abajo susurrando ¿te gusta ligar con un desconocido en un restaurante, en medio de tanta gente mirándonos?, ¿quieres follar ahora mismo? … Entonces, discúlpate para ir al servicio y deja que te siga.

Otros escenarios para tus juegos eróticos

Un bar o un restaurante, no tiene por qué ser el único escenario para tus fantasías o juegos eróticos. Puede que sea más fácil que os “encontréis” en una galería de arte, una cafetería o una librería. Cualquiera de estos lugares puede ser un sitio ideal para vuestra fantasía sexual con desconocidos. Una vez dentro, puedes buscar a tu pareja con la mirada o abordarla directamente fingiendo un “choque”, entonces con tu disculpa se inicia el juego. Puedes cogerla por detrás y rozar con tu mano su sexo mientras aumentas su excitación susurrándole en su oído que quieres follártela en el aparcamiento, estás muy caliente, frótate con ella desde atrás, para note tu sexo duro.