Juegos sexuales en pareja

Romper la rutina de tu vida sexual es más fácil de lo que crees. Los juegos pueden ser un aliado fantástico, siempre que les des un toque de erotismo. Con los juegos sexuales, tienes la diversión garantizada y sorprenderás a tu pareja. No hace falta que hagas ninguna inversión porque puedes utilizar cualquier juego de mesa que tengas en casa y con un poco de imaginación, se convertirá en una excitante juego erótico para jugar en pareja. El Scrabble es un clásico en todas las casas y tiene muchos fans. Si tú eres un fanático de este juego estás de suerte porque no hay ninguna razón para mantener las mismas reglas de siempre. Con este pequeño giro tendrás un juego sexual rápido. Lo único que necesitas es una mente erótica, un reglamento nuevo y mucha imaginación:

  • Cuando comiences, descubrirás la diversión de crear tus propios juegos eróticos. Cualquier tablero puede ser útil, simplemente haz algunas modificaciones húmedas y calientes sobre las reglas convencionales y ya lo tienes …
  • En lo que se refiere al Scrabble, antes de empezar tienes que pactar las nuevas normas, para que sea un juego en pareja y el premio para quien gane. Sólo cambiando las normas, crearás un juego sexual completamente nuevo a tu medida. También puedes el vocabulario más allá de las palabras habituales como puta, sado, polla, follar…
  • Comienza la partida y cuando tu deseo se haya despertado y estés excitado por el lenguaje sexual que estáis utilizando, es hora de poner en práctica las palabras.
  • En el juego sexual la competición también es importante, así que bromea con tu pareja, puedes morder o arañar, pero siempre sin causar dolor. Empieza con una presión ligera y ves aumentando poco a poco la intensidad, muerde o pellizca ligeramente a tu pareja en los pezones, provocando sorpresa y placer.
  • Si tú ya estás a punto y crees que tu pareja todavía no está lista, aumenta la intensidad, pero siempre sin pasarse, no debes causar dolor. Si uno de vosotros dice «basta», «stop» o la palabra clave pactada, hay que parar inmediatamente.
  • Otra opción de juego erótico con el Scrabble es el “striptease”. Cada vez que un jugador obtenga 50 puntos, el “contrincante” debe quitarse una prenda y así hasta que quien se quede con más ropa gana … o no, eso por supuesto, es discutible.

El juego del anillo vibrador

Con las prisas diarias es difícil encontrar tiempo para una buena sesión de sexo, así que te proponemos que no lo dejes pasar y le dediques los primeros minutos del día. Como el tiempo es oro, para este juego sexual vas a necesitar la ayuda de lubricante y un anillo vibrador para tu chico. Con este juguete erótico le proporcionarás una erección intensa, sensitiva y dura en un tiempo récord:

  • Para comenzar el juego, tienes que despertarte antes que tu pareja, y aprovechar mientras todavía está medio dormido. Con el anillo vibrador, le darás un despertar que no olvidará.
  • Coge el lubricante íntimo y el anillo y colócate encima de tu pareja suavemente hasta que notes su polla dura (la erección puede ser ya total o estar a medias). Mientras él está medio dormido lubrica su pene con movimientos suaves y rítmicos, así el anillo se deslizará más fácilmente.
  • Coloca el anillo vibrador en la base del pene y los testículos para dejar fluir toda la sangre para conseguir una erección con gran sensibilidad y dureza. No te pongas nerviosa, colócalo tranquilamente, concentra tu mente y tus manos en esta labor. Si no has utilizado antes este juguete erótico, sabrás que el anillo vibrador está bien colocado si la erección aumenta sólo un poco, si notas que se hincha, es que está muy apretado. En ese caso quítale el anillo inmediatamente.
  • Cuando la erección de tu pareja sea completa, acaba de despertarlo con una felación o masturbación, lo que le provocará mucho placer, estará muy sensible.
  • Por último, cuando él esté listo para penetrarte, para meter su polla dura dentro de ti, suéltale el anillo y disfrutad del despertar con una sesión de buen sexo matutino, antes de ir corriendo a la ducha.

El Striptease

Este juego sexual es perfecto para un viernes por la noche, cuando los niños se hayan ido a dormir. También es perfecto porque a todos los hombres les gusta un striptease. La sensualidad de un baile erótico es muy excitante. Puedes sorprender a tu pareja de manera fácil, no hace falta que montes una “superproducción”, ni que inviertas mucho tiempo en ello, de todas formas tienes que desnudarte para meterte en la cama, ¿no? Todo lo que necesitas son unos minutos, música sensual, ropa sexy y fácil de quitar, un pañuelo, medias, liguero, zapatos de tacón y una silla.

  • Para que sea una sorpresa, no hace falta que mantengas tu intención en secreto. Baja las luces y pide a tu pareja que se siente en el borde de la cama o el sofá y que disfrute del tu striptease.
  • Comienza a moverte con la música, te ayudará a mantener el ritmo, pero ve despacio, con movimientos insinuantes y sensuales. Tampoco es necesario que sigas paso a paso estas instrucciones. El objetivo es que te diviertas, así que sé creativa.
  • Juega con el pañuelo, pásalo por tus manos y tus hombros, de un lado a otro, arqueando tu espalda al mismo tiempo. También puedes usarlo como venda de ojos, es muy sexy. Recuerda que debes utilizar tu imaginación.
  • Empieza a desnudarte, muy, muy lentamente. Mira a tu pareja por encima de tu hombro. De espaldas, desabróchate la blusa y con un movimiento de arriba abajo, déjala caer por tus hombros. Entonces date la vuelta, y colócate justo delante de él, desabrocha poco a poco también, tu falda mientras le dedicas una mirada seductora y deja que caiga al suelo.
  • Ahora que sólo llevas puesta la ropa interior, dale un pequeño empujón y apártalo de su sitio. Alza tu pierna hasta colocarla en su asiento y en un gesto gracioso quítate los tacones.
  • De la siguiente prenda que te tienes que desprender son las medias. Sigue mirándole mientras colocas tu pierna en la silla. Desbrocha tu liguero y baja tus medias con ambas manos, lento y sensual, acariciando toda tu pierna, hasta que tus manos lleguen a los tobillos. Colócalas en las puntas de tus pies y pide a tu pareja que estire de ellas.
  • Quítate el sujetador, deja que caiga, pero mantén un brazo cubriendo tus tetas.
  • Ahora vamos al clímax del striptease. Quítate las bragas. Mantén una pierna delante de la otra, con el talón levantado. Coloca tus manos, con las palmas hacia las piernas, dentro de tus bragas, una a cada lado, y luego desliza tus manos hacia abajo, recorriendo tu cuerpo.
  • Camina desnuda hacia tu pareja, en todo tu esplendor y abalánzate sobre él… seguro que te estará esperando a punto.