Sexhop Online

Postura "Un buen apretón"

Esta postura de sexo se podría resumir como "Un buen apretón es todo lo que necesitas". Acostándose boca abajo en la cama, la mujer descansa sobre sus codos, con sus piernas lo justo divididas para que su amante descanse sobre la parte superior de ella y pueda introducirse en su vagina. Esta postura requiere bastante coordinación entre ambos amantes. Una vez que él esté dentro, ella debería comprimir sus piernas para aumentar la fricción. Para un agarre incluso más intenso, ella debería cruzar sus tobillos y así conseguirá más fuerza para la compresión de las piernas. Él tipo afortunado se sostiene con sus brazos extendidos para que el empuje sea más efectivo y decrecen hasta sus codos al ritmo de penetración del pene en la vagina.

Sensaciones de la postura para la mujer

Esta postura es perfecta para un empuje profundo y generarás muchísimas fricciones a medida que comprimas más las piernas, fricciones que te pondrán a mil. Es una posición que requiere cierta experiencia y coordinación pero cuando se consigue dominar, las sensaciones son asombrosas. Comprimiendo tus piernas, haces que la vagina sienta más profundidad de penetración y esté más cómoda, lo que equivaldría a equipar al hombre con un pene grande (aunque muchas digan que esto no es importante, en realidad muchas agradecen una polla grande). La combinación de acostarse boca abajo y contraer los muslos estimula el clítoris, lo que garantiza un orgasmo más fuerte. Este apretón es lo que necesitas después de un día de estrés, acabarás muy satisfecha. Cuanto más cierres la puerta, más disfrutarás.

follar por detras

Sensaciones de la postura para el hombre

Si tu eres un hombre propenso a correrse rápido, esta es la postura ideal para retrasar que te corras ya que tu polla se encontrará comprimida. Sería un efecto parecido al que dan los anillos de pene (anillos que se ponen en el pene y ayudan a aumentar el flujo de sangre en el falo con lo que se mantiene la erección durante un plazo de tiempo más largo, previene la eyaculación precoz y provoca mucho más estímulo sexual).

En cuanto a las sensaciones, es lujuria pura, sentirse como un animal de sexo, entrando por la puerta trasera de tu hembra en combinación con la estrechez adicional de la vagina de tu amante se convertirá en una experiencia sin precedentes. Tenerla acostada boca abajo, la sentirás sumisa, la tienes presa y no se puede mover y sus gemidos y respiración será tan intensa que te excitarás mucho más.


Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.